ÚLTIMOS DÍAS 🏆 ¿Quieres ganar un regalo Relax More? | Pincha aquí

Ir al contenido

Masaje y yoga asistidos

¿Has oído hablar alguna vez del yoga ayurvédico? Se basa en una ciencia de 2500 años de antigüedad en la que mucha gente confía hoy día como su principal forma de ejercitarse, especialmente en la India.

El yoga ayurvédico (o el yoga asistido) es una forma de estirar y mover las articulaciones con un impacto bajo. También es popular entre las personas de más edad o con menos movilidad dado que las articulaciones y los músculos se ejercitan sin pasar por una actividad intensa. Una forma popular de incorporar el yoga ayurvédico a tu vida es mediante los masajes, como el tratamiento Hard Days Night que ofrecemos en los spas de Lush.

Unión de meditación y masaje

Un masaje que emplea la técnica del yoga ayurvédico es el masaje védico thai. También se puede emplear como yoga asistido y se trata de estirar y liberar de forma suave.

Durante este tratamiento híbrido de masaje y yoga, el masajista del spa coloca tu cuerpo en posiciones de yoga tradicionales mientras aplica una presión ligera para mejorar el estiramiento. Además de ser beneficioso para las articulaciones y para reducir cualquier presión acumulada, el masaje védico thai es extremadamente relajante.

El masaje thai puede ayudar a liberar tensión muscular, mejorar la circulación, reducir el estrés y estimular el sistema inmunológico. También puede reducir el dolor de espalda y cuello, mejorar tu rango de movilidad e incluso estimular la circulación.

Conviene saber

Antes de probar el yoga asistido, hay unas cuantas cosas que deberías tener en cuenta. El masajista te va a estirar partes del cuerpo que nunca habrías imaginado querer estirar. La idea es que dejes el cuerpo relajado y que las tensiones disminuyan. De esta forma, el masajista conocerá la resistencia del músculo estirado, lo forzará ligeramente y lo liberará.

Cuando el masajista haga que te familiarices con una nueva posición, hay un momento de presión, y después la liberación: se trata de un momento muy distintivo, cuando se suelta ese «ahh». Si sientes agarrotamiento o muchos nudos, los estiramientos pasivos podrían ser tu salvación.

Este tipo de ejercicio más ligero es ideal para aquellas personas que están todo el día sentadas a una mesa o que tienen un trabajo que les demanda mucho físicamente. Permite estirar los músculos, liberar ácido láctico, descansar y resetear.

Acabarás la sesión de estiramientos pasivos como si flotaras y con mucha relajación. Liberarás cualquier tensión muscular y sentirás que has recargado la batería.

Para quienes quieran probarlo: el tratamiento Hard Days Night del spa de Lush combina un masaje que alivia la presión con el yoga asistido, lo que permite que los clientes se relajen y estiren los músculos, todo ello con los clásicos de los Beatles reelaborados de fondo.

Página de inicio - Masaje y yoga asistidos