🚚 Envío gratis a partir de 50€ | 💶 Paga en 3 plazos con Klarna

Ir al contenido

Guía para principiantes sobre productos autoconservantes

Más del 65% de los productos Lush son autoconservantes, lo que significa que no necesitan de conservantes sintéticos para mantenerse frescos.

Esto se debe a que tienen una fórmula y un equilibrio especiales que crean un entorno en el que se inhibe el crecimiento de las bacterias. 

Llevamos esto a cabo de diversas maneras. La primera es creando una innovadora gama de productos sólidos, como son los champús en pastilla, las burbujas de baño, las barritas de masaje y las toothy tabs. Para proliferar, las bacterias necesitan ciertas condiciones como el agua, por lo que nuestros productos sólidos como los jabones, cuya fórmula incluye poca o ninguna agua, son autoconservantes de por sí.

La segunda es usando una gran cantidad de increíbles ingredientes naturales para mantener a las bacterias a raya. Utilizamos arcilla, calamina, talco y caolín para absorber el exceso de agua; también añadimos sal, que es alcalina, para reducir el crecimiento de los microorganismos, que normalmente se desarrollan en condiciones ácidas. Como la manteca de cacao es sólida a temperatura ambiente, también reduce la cantidad de agua en un producto, lo que dificulta el crecimiento de los microorganismos. La miel cuenta con propiedades antimicrobianas, antisépticas y antifúngicas, así como un contenido de agua muy bajo, y todo eso la convierte en un excelente conservante natural. De manera similar, la glicerina crea un entorno desfavorable para el crecimiento microbiano, lo que nos permite usar menos agua.

Por último, hemos reequilibrado algunas de nuestras cremas y lociones hidratantes para aprovechar toda la potencia de nuestros ingredientes autoconservantes. En consecuencia, algunas de nuestras cremas y lociones están ahora disponibles tanto en fórmulas conservadas como autoconservantes. Seguiremos usando la cantidad mínima de conservantes sintéticos seguros en nuestras fórmulas conservadas, y así tú podrás decidir qué versión prefieres utilizar.

Naturalmente frescos

Formulamos nuestros productos con los mejores ingredientes naturales, así que es lógico que nos inspiremos en la naturaleza para mantenerlos frescos.

Por ejemplo, uno de los motivos por los que la miel no se estropea es porque apenas contiene agua. Las abejas contribuyen a este proceso porque baten las alas para secar el néctar que recogen de las flores.

Sabíamos que nuestros productos no podrían ser autoconservantes a menos que encontrásemos una forma de equilibrar los ingredientes y reducir la cantidad de agua, así que probamos 98 fórmulas distintas hasta que quedamos totalmente satisfechos con Dream Cream (autoconservante).

Conseguir crear una fórmula autoconservante que funcione bien lleva su tiempo, pero nos gusta la idea de usar ingredientes naturales para mantener los productos frescos. Así que nos dejamos inspirar por H.J. Heinz, el empresario del sector alimentario que creó el kétchup Heinz. En 1901, el Señor Heinz se comprometió a mantener la pureza de sus productos. Mientras que otros fabricantes no usaban ingredientes frescos y añadían productos químicos potencialmente dañinos para mantener los costes bajos, él decidió elaborar alimentos de gran calidad y sin conservantes. En 1906, su receta de kétchup sin conservantes revolucionó el sector, simplemente sustituyendo ingredientes artificiales por conservantes naturales como la sal y el vinagre.

A nosotros nos gusta pensar que nuestros productos cosméticos autoconservantes son tan revolucionarios como el kétchup de H.J. Heinz y estamos orgullosos de liderar el camino en el sector de la cosmética al ofrecer tanto la versión con conservantes como la autoconservante.

Página de inicio - Guía para principiantes sobre productos autoconservantes

Copyright © 1995–2022 Lush Retail Ltd.