Cómo cuidar el cuero cabelludo

Al igual que el rostro o el cuerpo, el cuero cabelludo también tiene sus necesidades.

Nuestros productos de cuidado capilar se formulan para tratar toda la cabeza y ayudarte a afrontar cualquier escenario: picor en el cuero cabelludo, sequedad, grasa, mechones sin brillo…

Primer consejo: exfolia y limpia con sal marina

Si tu cuero cabelludo está en un pequeño aprieto, la exfoliación puede contribuir a dejarlo suave y eliminar la aspereza. ¿Una forma simple de acabar con el cuero cabelludo seco o descamado? Masajéalo suavemente mientras te aplicas el champú. Esto no hará solamente que tengas una sensación agradable, sino que también limpiará en profundidad el pelo y eliminará los residuos de los productos capilares, cosa que suele ser una de las causas de la descamación y el pelo apagado. Cuando te haga falta algo más potente que tus dos manos, exfolia el cuero cabelludo con los champús Big o Swell dos veces por semana; ambos productos contienen sal marina exfoliante. ¿Prefieres algo que no tenga envase? El champú sólido Flyway Hair es una excelente opción, pues contiene un montón de sal marina y, por supuesto, no tiene plásticos. Estos tres productos están repletos de sal marina gruesa y exfoliante para estimular las raíces y limpiar en profundidad tanto el pelo como el cuero cabelludo.

Segundo consejo: reduce el calor

Una ducha llena de vapor es fantástica, sí, pero el agua caliente puede propiciar el picor en el cuero cabelludo, así como su irritación. Además, acaba con muchos de sus aceites naturales. Baja la temperatura mientras te lavas y aclaras el pelo, o reduce el tiempo que pasas en la ducha. Ahorrarás energía, agua ¡y le harás un favor al cuero cabelludo!

Tercer consejo: tonifica con romero

Si estás combatiendo el exceso de grasa o un cuero cabelludo problemático, busca champús con romero, que es tonificante y equilibrante. Opta por el champú sólido Jumping Juniper, hecho con aceite de limón de Sicilia tonificante, aceite de enebro limpiador e infusión de lavanda y romero calmante; también puedes optar por otro champú sólido: New, que, de igual forma, contiene romero, además de ortiga, pipermint, clavo y canela estimulantes para un crecimiento capilar sano. Si te van más los productos líquidos, Rehab es una excelente opción porque tiene (¡tatatachán!) romero, enebro, toda una lista de zumos frescos que limpian de manera natural y aceite de jojoba hidratante, que contribuye a que el cabello dañado esté suave y sano de nuevo. Como ocurre con una rutina de cuidado de la piel, añadir unos cuantos ingredientes conocidos por sus propiedades tonificantes hace que el cuero cabelludo se equilibre y se prepare para el siguiente paso: la hidratación.

Cuarto consejo: hidrata y sana con ácido salicílico

El calor y los productos de peinado que usamos pueden dar lugar a un cuero cabelludo seco. Aparte de tu acondicionador, añade una dosis de hidratación con Superbalm, un tratamiento para el cuero cabelludo. Contiene ácido salicílico (hecho a partir de la planta ulmaria), que ayuda a ablandar y a acabar con esa descamación persistente. Superbalm ayuda a hidratar con cera de rosa mientras equilibra el cuero cabelludo con los aceites de lavanda y camomila. Se encarga de calmar la irritación y hacer que el cuero cabelludo esté calmado, feliz y sano.

Quinto consejo: calma con aceite de rosa

¿Tiendes a la sequedad o a la caspa? Utiliza regularmente el champú sólido Soak And Float para calmar las irritaciones y los brotes. El aceite de enebro rojo alivia el picor en el cuero cabelludo y lo limpia, mientras que la rosa y la caléndula calman. De esta forma, tu pelo no solo olerá, estará y lucirá fantásticamente bien; ¡tu cuero cabelludo también estará en su mejor momento!

Sexto consejo: estimula con aceite de pipermint

Cuando quieras darle a tu cuero cabelludo un toque bien refrescante, puedes echar mano del tratamiento capilar Roots. Está repleto de infusión de menta fresca, aceite de pipermint y aceite de hierbabuena para estimular el cuero cabelludo y dejarlo fresco y revitalizado. La miel nutritiva y el aceite de oliva virgen extra te hidratarán el cuero cabelludo y el pelo, sin darle peso a este último. Prepárate para unos mechones luminosos y ligeros y para un cuero cabelludo calmado.

Séptimo consejo: nutre con aceite de ricino

Por último, tu cuero cabelludo necesita amor y cariño extra de vez en cuando. Si lo que buscas es calmar el cuero cabelludo seco, sensible o irritado, te recomendamos elegir productos con aceite de ricino, que es nutritivo e hidratante. Después de usar el champú, puedes hidratar el pelo con el acondicionador Glory, que tiene algunos de nuestros ingredientes favoritos, entre los que se incluye, por supuesto, el aceite de ricino, o el aceite de oliva hidratante, la lavanda equilibrante o el gel de okra, que aporta volumen sin reducir la definición. Mantén el cuero cabelludo calmado después de la ducha o entre lavados con el aceite para cabello y cuero cabelludo Renee’s Shea Souffle, un producto lleno de manteca de karité y aceite de coco ultrahidratantes, aceites de aguacate y almendra (muy hidratantes también) y nuestro increíble aceite de ricino. Es genial en todas sus aplicaciones: masajeándolo directamente en el cuero cabelludo, en las puntas secas o débiles, o en mechones o nudos. Con una pequeña cantidad es suficiente, aunque todo depende de tu tipo de rizo y porosidad.

¿Quieres más consejos para hacer que tu cuero cabelludo esté en las mejores condiciones? Pásate por la tienda de Lush que te pille más cerca o contacta con alguna persona de atención al cliente para que podamos orientarte de forma más personalizada.

Página de inicio - Cómo cuidar el cuero cabelludo